Tips rápidos sobre formación del profesorado

Debo reconocer que, cada cierto tiempo tengo, por desgracia, necesidades formativas a cubrir que no me son cubiertas de forma satisfactoria por la administración educativa desde su oferta de cursos. La verdad es que, me da la sensación que la mayoría de cursos de formación que se ofrecen desde los centros de formación del profesorado de las diferentes Comunidades Autónomas o el propio Ministerio, están más pensados para que algunos se saquen unos euros impartiéndoles que para su aplicación en las aulas. Ya, seguro que alguno diréis que a vosotros os ha servido una barbaridad el curso de «cocina vegana para dummies» pero, sinceramente, no encuentro cómo usar ese aprendizaje para mis chavales de FP Básica.

Fuente: http://blogcepsevilla.blogspot.com.es/

Hace un par de semanas que tuve una conversación telefónica con uno de los responsables de formación de Aragón. Sí, me gusta hablar mucho y compartir ideas acerca de visiones educativas. Es por ello que, siempre que puedo y tengo un hueco que no debo destinar a cuestiones personales o aficiones, procuro tener ese tipo de charlas que siempre son muy productivas para mí. En este caso estuvimos hablando -por cierto algo más de una hora, lo que indica el rollo que a veces tengo- acerca de cambios que deberían realizarse en el modelo formativo destinado a la mejora profesional de los docentes y, cómo no, de algunas ideas que podrían mejorar lo anterior. Con su permiso me atrevo a comentarlas, sucintamente, en las siguientes líneas.

En primer lugar habría cambios básicos a realizar en el modelo. El primero de todos era el cambio del modelo de asesorías y el establecimiento de un concurso de méritos para que, de forma temporal (hablamos de un período de 3+3, siendo el máximo de seis años) hubiera a los mejores gestores formativos. No, no estoy hablando de asesores que sepan mucho de metodologías o herramientas, estoy hablando de docentes que tengan habilidad en gestionar el servicio, don de gentes para acudir a los centros y hacer un vaciado de necesidades y, cómo no, con capacidad de proponer a la administración educativa diferentes propuestas. Y me gustaría ir un poco más lejos, tal y como le dije, planteando incluso la posibilidad que, más allá de la existencia de una asesoría pedagógica centralizada, que hubiera profesionales que no fueran ni tan sólo docentes porque, al fin y al cabo, la mayoría de docentes de aula ya saben qué necesitan. Yo sé que necesito y creo que mis compañeros también tienen bastante claro qué les puede ser de utilidad en su praxis diaria.

Lo anterior tiene un problema. Elegir profesionales que no sean del ramo quizás haría que no lleguen las «novedades» educativas a los profesionales. Pues más barato que tener a docentes fuera del aula saldría crear una plataforma, de uso obligatorio para los docentes (¡coño, ya empieza a ser hora de obligar al personal a formarse y que dicha formación sea de calidad!) donde se vayan colgando las investigaciones educativas, las prácticas que se están realizando en todos los centros y, cómo no, las líneas de formación que pueden ser de interés para los docentes. Ya, me dejo un detalle… sí, tengo muy claro que en cada centro debería existir un cargo unipersonal que se dedicara a controlar y gestionar esa cantidad de información, con reducción horaria acorde a dicha función y, aquí sí que no tengo ninguna duda, formando parte del equipo directivo del centro.

Ya se me ha ido una de las propuestas que también hice: la eliminación de las asesorías. Bueno, de los edificios que actualmente, en muchas Comunidades las albergan. Lo tengo claro… en caso de tener que crear asesorías (que, con los medios que hay hoy en día no veo necesario más allá de una asesoría central) las mismas se instalen en los recintos educativos. ¿Tan complicado es ceder un espacio en algún centro con conexión a internet, un armario y un equipamiento informático básico en cada localidad o comarca? Yo creo que no.

Más tips importantes de los que hablamos. Y éste es de los más importantes. La gratuidad de toda la formación que los docentes puedan realizar en cualquier centro educativo público incluyendo las Universidades. Hay docentes de Geografía e Historia, Tecnología, Matemáticas y un largo etcétera de asignaturas a los que nos gustaría acceder a formación universitaria de forma gratuita. No, la formación de los docentes en activo de la pública jamás debe restringir el número de plazas ofertadas ni suponer ningún coste al docente. Eso sí, exigencia ante cualquier formación a una posterior inspección en el centro por parte de un cuerpo de «inspectores de formación» que valide o no dicho aprendizaje y su aplicabilidad en el aula pudiendo, en caso de no realizarse dicha traslación, poder obligar al docente a abonar dicha formación que han realizado de forma gratuita.

Creo que no me dejo ninguna de las cuestiones importantes de las que estuvimos hablando por teléfono. Bueno, quizás me dejaría la necesidad de empezar a obligar al personal a formarse más allá de los sexenios y, la necesidad de abrir el aula para que todo el mundo pueda comprobar esas mejoras que, seguramente, con un modelo de formación más exigente y adecuado a las necesidades, se verían.

Mucho por hacer en la formación docente pero, sinceramente, creo que lo mejor sería analizar la situación actual, devolver todos los asesores al aula y, sin prisa pero sin pausa, diseñar un modelo eficaz que repercuta en los alumnos. Sé que no es fácil y es mucho trabajo pero Roma no se hizo en un día.

Un último detalle… sí, como habéis podido intuir mi modelo de formación docente se refiere a personalizar y adaptar la misma. No hay dos docentes que necesiten el mismo tipo de formación y eso obliga a dedicar dinero al tema. Que los MOOC salen muy baratos pero, sinceramente, su utilidad deja mucho que desear.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments
  1. Buena reflexión. Gracias. Coincido que es verdad que todos los MOOC no sirven en un 100% al 100% de la comunidad docente. Pero son de fácil acceso y se pueden ir haciendo con la infusión nocturna.

    1. Prefiero autoformación o acceso a foros sobre determinadas herramientas/metodologías que cursos más o menos reglados en formato MOOC ya que, estos últimos sirven de bien poco al eliminar cualquier personalización y no aportar, en la mayoría de casos, más que recursos de dudosa calidad. Y no hablo de oídas 🙂

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link