Todo por un retuit

Hoy es un día de duelo para muchos. Otros, por desgracia, haciendo demagogia de la sangre. Y, finalmente, aquellos que ni se enteran ni quieren enterarse de nada más allá de aumentar su presencia en las redes sociales, aumentar el número de seguidores y conseguir, mediante la programación de tuits, ese retuit o fav tan necesario para sus egos. En días como el de ayer y hoy se demuestran muchas cosas de quienes se hallan tras un perfil de Twitter. Entre los que confunden situaciones, los que quieren hacerse notar y, finalmente, aquellos que empiezan a cuestionar el medio en el que escriben pero que, curiosamente, van a seguir escribiendo en él, hay un amplio abanico de personajes. No, no todo es ético. No, la moralidad no es un valor en alza en pleno siglo XXI. La necesidad de notoriedad de algunos supera, lamentablemente, el sentido común o la simple humanidad. Bueno, cada uno se lamenta como quiere. O se autoexcluye de cualquier tipo de afectación porque sus necesidades o emociones están a la altura del betún. Betunistas de las redes. Ojeadores a la búsqueda de no se sabe bien qué. Qué tristeza. Qué falta de empatía. Qué (…)

Fuente: http://www.clasesdeperiodismo.com

Queda muy feo encontrarte en Twitter con personas que, simplemente, ofrecen una versión del típico tuit acerca del número de seguidores que tienen, ganan o han perdido el último día. Bloggers que te recuerdan, de forma imperiosa, cualquier artículo de los que han publicado para que les hagas una visita. Revistas automatizadas que, por lo visto, hacen que alguno de los que salen en la misma puedan darle retuit o el simple corazoncito de favorito aunque quien lo haya automatizado no tenga corazón ninguno. Ya, todo por lo audiencia. Los muertos, más allá de intentar publicar algún tuit inteligente entre tanto programado, con el fin de conseguir el máximo de retuits posibles es algo que sigue sin preocupar a algunos. Vender marca personal por encima de todo. Ya, algunos tienen sus prioridades muy claras. Lo mismo que aquellos que antes de ayudar a los heridos se ponen a grabar para enviar ese vídeo por whatsapp a los conocidos y amiguetes. Cuánta basura. Sí, he dicho basura porque hay personas que lo son. Priorizar lo mediático frente a las necesidades puntuales es lo que tiene. Seguro que un retuit lo vale. Seguro que conseguir un par de seguidores más mostrando una determinada masacre llena de orgullo y satisfacción.

Lo bueno de Twitter es que, en días como el de ayer y el de hoy, uno puede saber muchas cosas de mucha gente. Algo que permite saber con quién se puede contar y con quién no. Por suerte, como siempre sucede en estas ocasiones, hay más gente preocupada en ayudar que en conseguir un retuit o fav. Aún queda esperanza.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link