Totum revolutum

Para empezar el post de hoy he tenido que buscar si el título llevaba tilde o no. Por lo visto, en la última actualización de la RAE, han quitado la tilde en los «latinajos» que se usan habitualmente. Así pues, salvo que alguien me corrija, doy por buena la ortografía del asunto.

Fuente: Fotolia CC

¿De qué voy a escribir hoy? Pues, simplemente, me apetece comentar ciertos debates que, de forma presencial o por las redes, he tenido en los últimos tiempos. Expresar, como hago en muchas ocasiones, dudas y percepciones. Hablar, en definitiva, de todo y de nada.

Quiero empezar por preguntarme por qué algunos están tan en contra de que para dar clase en determinadas Comunidades Autónomas deba conocerse el idioma cooficial de la misma. No creo que sea tan difícil de entender que todo funcionario público deba ser capaz de dirigirse a los usuarios del servicio en cualquiera de las lenguas oficiales del territorio. Y aún así hay quienes cuestionan, bajo criterios de que impedimos seleccionar a los mejores por no saber, por ejemplo gallego, para dar clase. No veo yo que en los lugares donde hay lengua cooficial y se imparten las asignaturas en esas lenguas haya menos nivel educativo que en zonas monolingües. Ya, seguro que para algunos estoy intoxicado por el «prucés».

Lo anterior me lleva a pensar que si uno no tiene necesidad de saber las lenguas oficiales de un territorio para dar clase, por qué no permitimos que cualquiera pueda realizar el examen de oposición en la lengua que le dé la gana. Si viene uno y tiene ganas de hacerlo en urdú, ¿por qué no se lo permitimos? Es que la demagogia lingüística es muy peligrosa.

Saltando completamente de asunto, ¿creéis que uno que tiene un doctorado en Física Nuclear va a ser mejor docente de Física en Bachillerato que un licenciado del asunto (bueno, ahora graduado)? Yo creo que la sobretitulación específica no aporta demasiado al hecho de ser mejor o peor docente. Eso sí, la infratitulación también es mala. Por mucho que a algunos les guste, preparar a los futuros docentes de Bachillerato, tal y como proponen algunos, desde las Facultades de Magisterio, es un error. Más que nada porque hay una premisa básica: el docente debe saber más (a nivel de contenidos) que el alumno al cual va a dar clase. No todo está en Google.

Relacionado con lo anterior, ¿me pregunto qué hace que algunos maestros tengan tanto odio al profesorado de Secundaria? Ídem para el desprecio que algunos profesores de Secundaria tienen por los maestros. No lo entiendo. Y no, tampoco entiendo que pueda permitirse a licenciados optar a oposiciones de Magisterio. Entonces, ¿permitimos que cualquiera pueda hacer de todo? Reduciéndolo al absurdo, ¿por qué debemos exigir el título de Medicina a un médico? Si, al final, hay suficiente con preparase unas oposiciones, ¿por qué no permitir que cualquiera, incluso que haya abandonado los estudios en tercero de la ESO, pueda ser médico de la Seguridad Social? ¿O que ejerza en una consulta privada? Es que hay algunos que hacen tanta demagogia con ciertos asuntos que ya cansa.

Me preocupan también aquellos que cuestionan la necesidad de que exista una prueba única de Selectividad en toda España y, curiosamente, obvien la necesidad de controlar las calificaciones de Bachillerato que están dando determinados centros educativos. Hay centros educativos -y no, no voy a entrar en la titularidad- que están regalando e inflando las notas a sus alumnos. Eso sí que es grave. Ahí va el 60% de posibilidades de estudiar o no una carrera.

Hablando de carreras universitarias, ¿por qué alguien al que no le llega la media para estudiar una determinada licenciatura, con padres con posibles, puede estudiarla en una Universidad Privada? ¿Por qué ese título que se expide tiene igual de validez que el de unas Facultades donde hay nota de acceso? ¿Por qué con dinero se puede comprar la educación? Y no cuestiono que haya Universidades privadas que funcionen bien y públicas que sean un auténtico desastre.

Ya si eso, ¿por qué debe haber numerus clausus en la Universidad pública? Es que no le veo ningún sentido y lo veo totalmente segregador.

Como bonus track me apetecería preguntaros si uno es mejor o peor docente por la metodología que use en su aula, por qué algunos creen en que la tierra es plana (trasládese a determinadas pseudociencias que se están expandiendo en muchas aulas) o, simplemente, en la necesidad de buscar milagros o rezar cuando lo más sencillo es trabajar, cometer errores y aprender de ellos.

Sinceramente, hoy me he levantado con muchos pajarillos en la cabeza. He intentado, como hago siempre, hablar de muchas cosas porque, al final, no entiendo casi nada. O no entiendo o, como he dicho en más de una ocasión, no quiero entender.

La foto que he incorporado al post no tiene nada que ver con el mismo. O quizás sí. Nada, simplemente, es porque me ha gustado 😉
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link