Transparencia en la administración educativa

transparencia1No conozco una administración más opaca que la administración educativa. Una administración que, amparándose muchas veces en la LOPD (la gran lacra para la difusión pública de datos), es incapaz de hacer públicos los datos que padres, docentes, alumnos o cualquier otra persona interesada en los mismos deberían de poder acceder de forma fácil. El escudarse en “se trata de datos sensibles” es algo que hace que muchas veces se levante un muro entre los datos “que deberían conocerse” y los datos con cuentagotas que nos dan. ¿Cuáles son los datos que se deberían hacer públicos y de acceso fácil para el ciudadano? Prácticamente todos, a excepción de los que se refieren a causas personales o médicas que se englobarían dentro de un ámbito más privado.

Por tanto, dentro de los datos, cuáles serían los de difusión obligatoria:

  • Las calificaciones. No es de recibo que las calificaciones de los alumnos estén protegidas de la difusión pública. ¿Alguien entiende que unos datos como los anteriores no se publiquen en las páginas web de los centros? ¿No tiene la sociedad derecho a conocer las notas de los alumnos de los centros educativos (en pruebas internas y externas) y poder compararlas con las de los otros? ¿Tan malo es la difusión de calificaciones para que, de forma libre e individual, cada uno las use para lo que quiera? No se trata de establecer ránquings, se trata de la consulta en abierto de las notas (selectividad, por materias, diferencias entre las notas de bachillerato y las de selectividad, pruebas externas, publicación de las listas con nombres y apellidos de los alumnos junto con sus calificaciones, etc.)
  • La gestión económica de los centros educativos financiados con dinero público (engloba a los públicos, concertados y empresas o instituciones que reciban subvenciones para la realización de cursos de formación). ¿Por qué no se puede consultar la relación de ingresos y gastos de los centros educativos amén de las otras organizaciones que reciben fondos públicos? ¿Por qué no se publican los mismos en una página web de consulta fácil? ¿Por qué no hay un listado desglosado en las webs de los centros u organizaciones donde se detallen todos sus gastos?
  • La vida laboral de los trabajadores junto con sus salarios. ¿Por qué no se puede consultar de forma transparente la vida laboral de los trabajadores públicos (funcionarios o laborales) por parte de la sociedad? ¿Por qué no se puede consultar sus certificaciones académicas, años de experiencia, salarios y destinos anteriores? ¿Por qué unos datos que habrían de ser públicos para cualquiera (ya que las nóminas se pagan con los impuestos de todos) no lo son?
  • Las oposiciones docentes. ¿Por qué no se hacen transparentes las mismas? ¿Por qué no se realizan grabaciones y copias certificadas de los exámenes para, posteriormente, colgarlas en la red? ¿Por qué no se puede consultar y analizar, con el fin de eliminar la posibilidad de malas praxis, las oposiciones que se realizan en el ámbito educativo?
  • Los sistemas de provisión de plazas. ¿Dónde están los sistemas de selección meritocráticos para acceder a determinadas plazas educativas? ¿Por qué no se justifica documentalmente, de forma razonada, la selección de los asesores por parte de los políticos que gestionan la Educación? ¿Por qué no se publican los motivos razonados por los que los directores de determinados centros educativos seleccionan o confirman en sus centros a determinados profesionales? ¿Por qué no se hace publicidad de dichos procesos? ¿Por qué no se publican las relaciones familiares o profesionales de los cargos educativos y de los directores con los docentes que han seleccionado para ocupar unas determinadas plazas? ¿Por qué no hay publicidad, en la mayoría de casos, de los sistemas de selección para docentes que quieran optar a determinados puestos educativos alejados de la docencia directa?
  • Las clases. ¿Tan difícil es hacer transparente un aula? ¿Tan difícil es permitir el acceso externo a los materiales utilizados, la docencia impartida (mediante cámaras u otros dispositivos) y las pruebas de evaluación utilizadas? Los padres no deberían poder ver sólo “el examen de su hija o hijo”. Deberían tener la potestad de ver todos los exámenes realizados por sus compañeras y compañeros.
  • Las empresas externas contratadas, a las que se compra un determinado material o a las que se pide realizar una determinada infraestructura. ¿Por qué no se hacen públicos los contratos y, se permite el acceso a los mismos de forma fácil? ¿Por qué no se publica un listado de las empresas, por orden de gasto (en las que se ha gastado más dinero, en primer lugar) para que pueda consultarse de forma rápida y se elimine cualquier posibilidad de mala gestión de recursos? ¿Por qué no se publican todos los concursos, aparte de en los diarios oficiales, en una web de forma indexada?, etc.

Hay muchos motivos para no estar orgullosos de nuestro sistema educativo y, uno de los principales, es la falta de transparencia de la administración que lo ha de gestionar. ¿Por qué hay tanto interés en no hacer transparente la situación y mantener el oscurantismo que lleva perpetuándose décadas? ¿Qué se esconde tras lo anterior? ¿Qué es lo que no se quiere que el ciudadano sepa?

Actualización

Me acaban de hacer llegar un documento donde la administración educativa catalana prohibe el acceso a los datos de las adjudicaciones provisionales de sus docentes, con lo cual hacen imposible el control de esos datos y permiten las posibilidades infinitas que se abren para determinadas “corruptelas”. Es por ello que me permito reproducir el párrafo, donde amparándose en la portección de datos, hacen opaca la consulta a dichos datos (que, al tratarse de funcionarios públicos, pagados por el contribuyente, se habrían de liberar).

D’acord amb l’article 59 de la Llei 30/1992, de 26 de novembre, de règim jurídic de Ies Administracions públiques i del procediment administratiu comú, la publicació d’aquests llistats té com a única finalitat la de donar publicitat a les destinacions adjudicades d’acord amb la Resolució ENS/1051/2013, de 13 de maig. Les dades de caràcter personal objecte de publicació són les mínimes necessàries per a donar compliment a aquesta finalitat. Aquests llistats no constitueixen font d’accés públic i no poden ser reproduïts ni totalment ni parcial, ni transmesos ni registrats per cap sistema de recuperació de la informació, ni ser tractats informàticament.

“No son fuente de acceso público, ni pueden ser reproducidos…”. Sin comentarios.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
    1. Los servicios gestionados con dinero público, entre los que se incluyen los relacionados con el ámbito educativo (en muchas de sus vertientes: gestión de personal, infraestructuras y demás), deberían ser totalmente transparentes. Defender, como haces, una falta de transparencia en información “no sensible” que debiera ser conocida por la sociedad (que es quien mantiene el servicio público) es algo que no puede llegar a entenderse.

      ¿Qué hay de malo en dar publicidad a los datos profesionales de los docentes (destinos, formación, centros educativos en los que ha trabajado, etc.)? ¿Qué hay de malo en conocer el dinero que gestionan los centros educativos u entidades de financiación pública (con el dinero de todos) y cómo lo hacen? ¿Qué hay de malo en hacer públicos los concursos de mérito para optar a determinadas plazas? ¿Qué sentido tiene esconder (o querer hacerlo) datos que habrían de ser públicos?

      Yo no tengo nada que esconder en mi situación profesional y, por ello, veo lógico que a nivel profesional deba ser lo más transparente posible con los alumnos, padres y resto de la sociedad. Soy un servidor público pagado con el dinero de todos y, es por ello, que mi política es la de hacer transparente lo que demanda mi situación profesional.

  1. Hay datos, como las calificaciones de los alumnos, que se prestan a muchas manipulaciones. Por ejemplo, pueden emplearse para hacer todo tipo de comparaciones interesadas. También pueden emplearse para estandarizar. La estadística y los gráficos en las manos inadecuadas pueden convertirse en un instrumento perverso.

    1. La perversión siempre va a depender de la interpretación que, por diferentes motivos, se haga de los datos objetivos. Unos datos objetivos que habrían de ser públicos, permitiendo que la sociedad conozca todo lo que está pasando en el sistema educativo. ¿Es tan malo conocer los datos de selectividad? ¿Es malo conocer el porcentaje de alumnos con “problemas” de diferente índole que están matriculados en los centros educativos y su distribución en función de la titularidad de los mismos? ¿Es malo conocer las pruebas que se realizan? ¿Es malo conocer los ingresos de los centros educativos? ¿Es malo conocer la capacitación profesional objetiva (cursos y titulaciones) de los docentes que imparten clase? ¿Es malo saber a qué se destina el dinero público que se invierte en educación?, etc.

      Los datos “en bruto” nunca es malo conocerlos. Dejemos la interpretación de los mismos a quien los quiera interpretar y la posibilidad de conocer los datos objetivos a los ciudadanos que lo quieran. Son sus impuestos, y no ser transparente con lo que se hace con los mismos (a todos los niveles) es estar fomentado una opacidad que no debería existir.

  2. Generoso Nicolás B.
    Todos estos aspectos sobre la transparencia en la administración de la educación concierne a lo que está ocurriendo en mi país. Hablamos de la transformación de la educación, que por consiguiente debe abarcar todos los componentes, no obstante, lo fundamental para que esto ocurra es la transformación de las actitudes sobre todo de los docentes y la administración educativa. Desde el punto de vista conceptual, todo está arreglado, pero en la práctica no se ejecuta por el problema atitudinal. Tenemos que seguir insistiendo en que cada componente de la educación haga su propia reflexión del por que no podemos mejorar el producto educativo que entregamos al mercado.

    1. Sin conocer los datos del sistema (a todos los niveles) es imposible realizar un ajuste en condiciones para mejorarlo. No es de recibo mantener en una opacidad casi absoluta todo lo que está sucediendo en el sistema. Debido a ello, la transformación que muchos deseamos, siempre se realiza prácticamente a ciegas por no existir datos en los que basarse.

      Reflexionar es importantísimo pero, aún más, el poder hacerlo conociendo todos los datos.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir