Twitter como entorno social o de aprendizaje

Llevo unos cuantos días viendo la viralización de un tuit que han publicado numerosas de las personas que sigo en Twitter sobre algo llamado las Twit-Herramientas.

Ello me ha llevado a hacer una reflexión sobre la carga de socialización que representa una herramienta como Twitter, pensada en un principio para compartir y colaborar en un entorno de aprendizaje y, convirtiéndose cada vez más en un entorno mucho más personal y sociabilizador. La mayoría de los que usamos este servicio de microblogging (considerado por muchos, entre los que me incluyo, como una “red social”) hemos probado en algún momento diferentes herramientas destinadas a conseguir lo que nos habla @joanpadros (buscar gente con nuestros gustos, gente que nos ha dejado de seguir, gente situada en una determinada ubicación, etc.) y, al final lo que hemos primado, ha sido el establecer un pequeño número de herramientas para gestionar nuestras cuentas, olvidando la necesidad de ser “aceptado” en ese mundo tan variable y mostrándose como uno realmente es (supongo que esta es la evolución natural de esta red social). En mi caso, las herramientas que utilizo para gestionar mi cuenta de Twitter son las siguientes:

  • TweetDeck como cliente de escritorio para Windows y Linux (en las versiones que tengo instaladas -Ubuntu y Mint-)
  • Nambu como cliente de escritorio para Mac (aunque también uso TweetDeck muchas otras veces, incluso que esté con el Mac)
  • Twitpic para compartir imágenes
  • Twilk para establecer un fondo de Twitter con seguidores/seguidos

Conforme va pasando el tiempo de uso de esa red, nos damos cuenta que, cada vez importa menos el número y más la calidad de quien hay detrás del mismo. En mi caso, procuro interactuar con todo el mundo que se dirige a mi, y sigo a gente mediante un proceso dinámico no absolutista (no se trata de seguir a todos los que nos siguen, ya que seguir a un amplio número de personas, provoca que muchas veces el ruído generado en la conversación elimine de tal manera lo realmente importante que, podemos llegar a perdernos en la vorágine de Twitter). Todo eso es una postura totalmente personal, ya que considero totalmente válida y lícita cualquir forma de seguimiento que uno elija, ya que en la individualidad y libre albedrío de las elecciones personales es una de las grandes ventajas de cualquier red social. Además, el establecimiento de listas, nos permite organizarnos para minimizar la pérdida de información relevante.

Son sólo unas pequeñas anotaciones, hechas ayer en una servilleta (al estilo de @gregoriotoribio), que me hacen reflexionar sobre la evolución que, para mi, ha tenido Twitter. Planteado su uso en unos inicios como una herramienta de entorno de aprendizaje, que se ha ido sociabilizando cada vez más. Por tanto, en la actualidad, considero su uso como mi entorno social de aprendizaje.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
    1. También lo tengo en cuenta, aunque al no tener tarifa de datos en mi móvil se me hace un poco difícil disfrutar de esa movilidad. A propósito de Hootsuite, ya tengo una cuenta, pero la misma está completamente infrautilizada. A ver si este año que va a entrar en pocas horas me “movilizo” un poco más.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir