Un mago, el gran experto en educación es un «puto» mago

No sé por qué nos preocupamos en introducir metodologías en el aula, lidiar con los chavales para conseguir que aprendan y, sinceramente, ni tan sólo entiendo la necesidad de acudir cada día al aula pegándonos un madrugón considerable y, obligando a las familias a despertar a sus retoños, si tenemos la solución a todos los problemas en manos de un mago. De un mago, varias monjas, un tipo que se graba que nunca ha pisado un aula de Primaria o de ESO o, simplemente, algún personaje que vive de enseñar potorros o vender centollos en la parada del mercado. Bueno, ya que es todo tan mediático, pongamos que hablo desde una plataforma televisiva. Que el centollo si huele deja de ser centollo. Y lo repulsivo, lamentable y nauseabundo, si se rodea de un par de azafatas promoviendo micromachismos, a lo mejor cuela. Más aún en un contexto en el que existen tarados que se creen lo anterior. Sí, hay docentes que se creen toda esa mierda y a todos esos vendedores de truños de diferentes dimensiones.

Fuente: Twitter

Por si alguien aún no entiende el hilo argumental… touchée. Va sobre Grandes Potorros o el Mindfulness de la erótica del flautín, ese reality de mierda que, por suerte dura sólo una mañana, en el cual una multinacional televisiva da los modelos a seguir para que uno sea un gran profesional de la docencia. Un reality hediondo que han comprado docentes que están en activo. Sí, lo tengo claro, hay padres que deberían saber si los que están en el aula con sus hijos creen en esa basura y denunciarlos inmediatamente a inspección porque, que haya algunos que, incluso se hagan fotos presumiendo de su organización educativa, en las puertas del evento con una sonrisa satisfecha es prueba más que suficiente para pedir una orden de alejamiento de esas y esos de cualquier menor. Por cierto, si son familia vuestra os recomiendo no invitar a esa calaña -sí, he dicho calaña porque en algunos momentos y, entre tonto y gilipollas, ya no hay espacio para lo de ser políticamente correctos- a la comida de Navidad.

Fuente: Twitter

No es sólo cosa de docentes aislados que perdieron la última neurona antes de la invasión polaca. Ha habido incluso colegios cuya plana mayor se ha fotografiado en el acto y ha participado, con toda desfachatez en el mismo. Curiosamente, en el caso de la imagen y en la mayoría que he podido recopilar, se trata de centros concertados. Un dato con el que no pretendo ir más allá porque, estoy convencido de que, algún funcionario que pasó unas oposiciones también estaba en el acto pero, como mínimo, en este caso sería fácil de «desconcertar» el centro y demolerlo por el peligro para los niños que, con el dinero de todos, adoctrinan ahí.

Fuente: Twitter

La verdad es que cada vez me causa menos estupefacción este tipo de Sálvames educativos aunque, lamentablemente, siguen atacando mi pobre neurona que se resiste a ceder ante el ímpetu de estos despropósitos o memeces varias. No, no me cabe en la cabeza que haya compañeros de profesión que caigan en las redes ni que estén defendiendo en los muros de Facebook o mediante sus cuentas de Twitter ese acto como algo diferente a un puto esperpento. No, no es confusión, he dicho puto y no voy a lavarme la boca con lejía ni a copiar mil veces que «adoraré lo mediático y seguiré a rajatabla los dictados que me manden desde los medios en mi práctica docente». Creo que ya empiezo a tener una edad y, sinceramente, puedo y debo decir que, a pesar del cariño que tengo a una persona concreta o a algunas que se han prestado a dicho espectáculo, considero que perjudica seriamente la salud. Bueno, eso siempre y cuando supongamos que alguien que está en nuestras aulas siempre está capacitado psicológicamente para ello. Algo que, viendo la cantidad de docentes que aplauden con las orejas ante esto, uno empieza a replantearse cada vez más.

Fuente: Twitter

La herejía tiene un precio pero la tontería es impagable y, en este caso, yo prefiero asumir el coste de ser hereje porque, a mí estos ni me inspiran, ni me apoyan, ni son para mí más que unos payasos haciendo payasadas mientras algunos torpes les aplauden con las orejas como si fueran los grandes expertos educativos.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. La miseria educativa está alcanzando niveles jamás imaginados… ¿Será uno de los efectos de la LOMCE? Me temo que es una de las competencias que sus creadores preveían.

    1. No sé si será efecto de alguna ley educativa o del envenenamiento del agua. Lo que sí que tengo claro es que, por desgracia, me da la sensación que aún somos capaces de llegar más lejos en la miseria educativa. Tiempo al tiempo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link