Una pirómana en Conselleria

Lo siento. Me han podido los impulsos a la hora de redactar este artículo. Lo escribo en caliente. Con cambio de hora y organismo que aún no se ha adaptado a la nueva situación. Con ira. Con hastío. Con cualquier adjetivo que sirva para decir lo que piensa uno de las decenas de miles de docentes valencianos al leer las declaraciones de la consellera de Educación de la Comunidad Valenciana en cierto medio de comunicación. Tan sólo un análisis de la entrevista realizada a la mayor pirómana del reino. Sin palabras. Sin escrúpulos. Sin ninguna habilidad política ni comunicativa. A lo mejor con grandes amigos, familiares o relaciones. En caso contrario no entiendo su nombramiento y su permanencia en el cargo después de sus grandes pifias que se van acumulando durante el ejercicio de su cargo público. Es totalmente increíble e irritante.

Pero vamos a analizar la entrevista que podéis consultar de forma íntegra aquí.

En primer lugar el titular. Interesado, como la mayoría de los de este medio de comunicación. «Los docentes darán veinte clases a la semana para ahorrar 48 millones«. Sin desperdicio. Orientado y orientador. Los medios son así. Quien les paga y subvenciona les dirige. A la izquierda, a la derecha, a lo monárquico, a lo republicano, a lo nacionalista, etc. Como en cualquier sitio, quien paga manda. Y a ellos todos sabemos quien lo hace. Es fácil leer la prensa que a uno le interesa y que comulga con sus ideas.

Analicemos las preguntas y las respuestas que da nuestra pirómana particular.

¿Resulta sostenible mantener el actual volumen de gasto de la educación pública?

Es complicado, pero necesario. El Gobierno nos va a exigir ajustes para ser más eficientes, pero la educación es uno de los pilares del estado del bienestar que el PP está intentando preservar de cualquier tipo de recorte. Pero en esta Comunidad se ha demostrado que dotar más recursos no implica mejores resultados. Somos la autonomía que porcentualmente más presupuesto destina a educación y ello no ha mejorado las cifras de absentismo y fracaso escolar.

¿Se está intentando preservar la Educación de cualquier tipo de recorte? ¿Quiere que le comente que estoy solo en un proyecto de innovación para prevenir el absentismo cuando el año pasado eran dos profesores para esos chavales? ¿Quiere que le comente la reducción de personal que se ha llevado a cabo en el resto de centros que llevan proyectos tipo PROA, Diversificaciones curriculares u otros programas educativos? ¿Lo sabe usted? ¿Sabe al menos que en su Conselleria existen esos programas? ¿Sabe usted que algunos no sirven porque están mal implementados en tiempo y forma? ¿Ha venido a algún centro a ver cómo funcionan y no para inaugurar alguna placa o curso? Le invito al mío. Verá lo que hago. Quédese un día entero. Vea lo que hay. Pise sus centros. Por favor, chafe el aula (y no los dos minutillos de rigor para la foto).

¿Cómo se pueden optimizar los recursos?

A base de eficiencia y eficacia y con ideas concretas que pretendemos consensuar con la comunidad educativa. Por ejemplo, hemos impulsado una central de compras para todos los centros y que la Conselleria efectúe los pagos directamente para obtener mejores precios y ahorrar en suministros diarios.

Le voy a contar un pequeño detalle. Supongo que usted lo desconoce ya que no creo que hablaría de central de compras si lo conociera. Le voy a hablar de la situación en Cataluña. De como se trasladó los recursos a los centros educativos. De como un ordenador comprado por la Conselleria d’Ensenyament catalana que costaba medio millón de las antiguas pesetas pasó a costar menos de doscientas mil. De como un aula multimedia (con cañón, ordenador y equipo de sonido) comprado por el centro con la gestión autónoma de sus recursos costaba unos 3000 euros mientras que los de dotación de la Generalitat salían por más del doble. ¿Quién gestionará esa central de compras? ¿Quién la supervisará? ¿Tan mal están gestionando los centros educativos sus recursos? Hay magníficos secretarios que hacen un gran trabajo. La inmensa mayoría. ¿Les está diciendo que hacen mal su gestión? O, siendo malpensado, ¿qué interés oculto hay en la creación de esa central de compras?

¿Cuál es el compromiso de su Conselleria para recudir el gasto y hacer más con menos, como plantea el presidente de la Generalitat?

En materia de personal hemos plateado a los sindicatos que los docentes cumplan las dieciocho horas semanales efectivas, que hasta ahora no se están cumpliendo porque las clases suelen ser de cincuenta o cincuenta y cinco minutos. Si al final dan veinte clases a la semana, nos permitirá dejar de contratar el próximo curso a 1.200 docentes y ahorrar con ello 48,3 millones de euros.

Por fin ha salido su argumento. Nos está diciendo que los docentes no cumplimos con nuestro horario. Denúncienos. Bueno, denuncie a la Conselleria que ha permitido que ello sucediera. Pida responsabilidades. Ahora ya se le ha pasado el tema de que teníamos que recuperar los cinco minutos entre clase y clase. Supongo que alguien le ha asesorado y le ha dicho que la cagó a base de bien. Siga así. Llámenos vagos.  Siga incendiando a la comunidad docente. La capacidad de aguante se acaba. Y a algunos se nos está empezando a acabar. A propósito, si reducir 1200 docentes no es recortes… Supongo que en la RAE encontrará algún eufemismo. ¿Mejorar la eficiencia?

¿Es el capítulo de personal el principal problema de la Conselleria?

En la actualidad tenemos una plantilla de 52.000 docentes en la enseñanza pública y 15.000 en la concertada, con un coste anual de 2.500 millones de euros. El paro ha propiciado una mayor permanencia de los alumnos en el sistema educativo. El próximo curso se matricularán un once por ciento más de estudiantes en Formación Profesional y otro cinco por ciento en Bachillerato. Este crecimiento nos obligaría a contratar llos 1.200 docentes a los que antes me refería. Si la actual plantilla hace sus dieciocho horas efectivas no tendremos que contratar a seiscientos maestros para Primaria y otros tantos para Secundaria, al menos en su totalidad, porque si es necesario realizar alguna contratación la haremos.

Es verdad. Tiene a 67000 docentes cabreados y hastiados. ¿Es malo que los alumnos se formen más? ¿Por qué? ¿Por qué a lo mejor los futuros ciudadanos piensan y tienen espíritu crítico contra lo que está pasando? ¿No tienen derechos? ¿Sólo tiene derecho a estudiar al que se le puede pagar estudios en una Universidad privada? ¿Sólo tiene usted derecho a estudiar? Y, permítame que haga números. Un once por ciento más de estudiantes en FP y un 5% más de estudiantes en bachillerato hace un montante de un 15 por ciento más de alumnos en el sistema. Si se mantiene con la actual plantilla, aunque aumente a 20 horas de clase (ahorrese los eufemismos de horas efectivas y diga que aumenta jornada laboral -porque preparar dos clases más es mucho más trabajo asociado-) dispondrá de 134000 horas más pero, a todas luces insuficiente para aborber ese quince por ciento más de alumnos. Busque a algún matemático que le haga números. Bueno, mejor búsquese a alguien que sepa sumar, restar, multiplicar y dividir para que se los haga. Son operaciones muy sencillas. Supongo que, con tiempo o entre inauguración e inauguración, incluso usted sería capaz de realizar esos simples cálculos.

¿Han decidido ya recoger el guante de las asociaciones de padres que reclaman que el curso se extienda hasta el mes de julio?

Hay un borrador de calendario escolar que comenzará a aplicarse en septiembre y recoge una reivindicación histórica de los padres para que haya un refuerzo en julio. Una sentencia nos avala para tomar esa medida. Ahora tenemos que articular cómo y quién imparte esos refuerzos y qué contraprestaciones obtienen a cambio.

¿Y cuáles serán?

Los docentes podrán obtener puntos para las comisiones de servicio, para solicitar sus traslados o para su futura plaza fija y, de esa forma, mejorar sus condiciones laborales.

Léase las leyes. Usted no puede dar puntos para las comisiones de servicio. Todos sabemos que son «discrecionales» y que algunas se están dando por motivos dedocráticos, pero ello no obsta para que sea un mecanismo para que personas con problemas médicos y sociales puedan acercarse a sus domicilios o centros de tratamiento. No olvidemos tampoco que es un sistema para mantener una cierta cohesión en los equipos directivos. Si quiere presionar a la gente con que no le van a dar la comisión de servicios si no acata dar clases en julio (que no es trabajar -porque muchos nos formamos y preparamos cosillas-) dígalo claro. Piense que si dice lo anterior se podría considerar delito. Presiones injustificadas. Piénselo bien. No creo que los tribunales sean de agrado para nadie. Y en referencia a los concursos de traslados… olvídese a menos que pretenda incumplir la legislación vigente.

Piense que lo único que ha hecho con estas últimas declaraciones es añadir más leña al fuego. No se si quiere tener a todo el colectivo en contra, pero poniéndonos contra los padres y con este tipo de declaraciones incendiarias ya no se qué pensar. Tenga cuidado porque a lo mejor no está tan untada con superglue a su sillón como se piensa.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. Lo de los cinco minutos entre clase y clase es un insulto a la inteligencia, muy al estilo del Font de Mora, con lo de Ciudadanía en Inglés con interprete o la parida del Chino en todos los centros.
    Si ésta iluminada quiere hacer clases en Julio, hay que recordarle que existe este Real Decreto, que de momento garantiza que si no ponen aire acondicionado en los centros, como el que ella tiene en su despacho, no creo que ninguno cumpla la ley.
    El Real Decreto 486/1997 (BOE 23-4-97) establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud
    que deben cumplir los lugares de trabajo, entre ellas la temperatura. En cumplimiento de esta norma, el
    Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo ha elaborado una Guía Técnica para la
    evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de los lugares de trabajo, que aporta los
    criterios técnicos y las recomendaciones para facilitar la interpretación y correcta aplicación del citado
    R.D.
    El R.D. establece que la temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de
    oficinas o similares estará comprendida entre 17 y 27° C. Como trabajos sedentarios también se incluye
    el manejo de herramientas de baja potencia, el trabajo en banco de herramientas, y similares, por lo que la
    práctica totalidad de las actividades que se realizan en los centros de enseñanza están incluidas en este
    apartado. Esta normativa afecta no sólo a las aulas, oficinas o talleres, sino también a los pasillos,
    escaleras, servicios higiénicos, locales de descanso, de primeros auxilios, comedores, o cualquier local en
    el que el personal deba permanecer o al que pueda acceder en razón de su trabajo.

  2. Qué indigencia intelectual; raro será que una persona así no destruya todo lo que toque. Lo que dice esta persona es de una memez absoluta, basada en una total ignorancia de lo que es la educación, y de lo que es el trabajo de un profesor. Qué pena.

  3. Qué pena que alguien que alguien que sólo «acude» a los centros educativos en la distancia y superfluamente tenga la potestad de organizar toda unaa comunidd educativa (¿también organizará así su casa?) no me gusta

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link