Unos años profesionalmente muy interesantes

En ocasiones me gusta echar la vista atrás y ponerme a pensar un poco en qué han supuesto determinadas épocas, tanto a nivel personal como profesional. Hoy, al igual que he hecho otras ocasiones, quiero reflexionar acerca de qué ha supuesto este blog o mis escarceos con las redes sociales para mi praxis educativa. La verdad es que, como siempre digo, no hay nada mejor que tener una bitácora personal/profesional donde ir escribiendo y planteándote ciertas cosas. Además, si puedes contar con el feedback de otros compañeros de profesión o personas interesadas en la educación, siempre hay grandísimas posibilidades de ir aprendiendo. Y no pocas.

Fuente: Marvel

Algunos en los medios están encantados de haberse conocido. Yo estoy encantado de haber conocido grandes profesionales, prácticas educativas y muchísima gente, con opiniones iguales o diferentes, que me han ayudado a muchísimo más de lo que se piensan. No hubiera podido implementar (no me gusta la palabreja pero es la que mejor lo describe) ciertas cosas en mi aula sin haber leído ciertos blogs, visionado determinados vídeos en YouTube o, simplemente, intercambiado pareceres en Twitter. Tampoco me hubiera podido dar cuenta que, en definitiva, la mayoría de docentes tenemos los mismos problemas y, que el crear comunidad, puede ayudar a encontrar alguna solución. No hay soluciones globales ni, quizás, nada que pueda ser extrapolable entre centros o, incluso entre docentes pero, quién dice que no podamos adaptar algo que ha funcionado en otros lugares. Claro que, al final, son tus compañeros con los que trabajas codo con codo los que vais a tirar las cosas para adelante pero, ¿a quién le viene mal una ayudita virtual? Pues va a ser que a mí no. No me viene nada mal.

Estos años se han roto las barreras del espacio. Con conexiones decentes en los domicilios, posibilidad de videoconferencias desde el móvil o, simplemente, teniendo un poco de habilidad en la búsqueda de recursos por internet, a algunos se nos han facilitado mucho las cosas. Si obviamos toda la mercadotecnia y la venta de marcas personales que intentan hacer alguno aún encontramos mucho bueno. Mucho no, muchísimo. Al final son más los que no buscan réditos de los que hacen que los que planifican toda su actuación cara al mercado. Echo de menos, eso sí, una mayor difusión de los fiascos. Seguramente, no habría cometido algunos errores porque ya hubiera estado sobre aviso antes de probar o experimentar con ciertas cosas.

Este blog va a cumplir una década en breve. Mis cuentas en las redes sociales deben ir más o menos a la par. Quizás nunca llegue a ser un buen docente. Quizás es que tampoco pretenda serlo por determinados motivos. Creo más en ir aprendiendo que en saberlo todo. La verdad es que, a veces, tiro mucho de chuleta no presencial. Y pruebo. No dejo de probar. No dejo de equivocarme. No dejo, en cierta manera, de darme cuenta que, en ocasiones, todo ya está inventado y lo único que debemos hacer para conseguir ciertas cosas con nuestros alumnos es adaptarnos a ellos para que ellos puedan, dentro de sus posibilidades, dar el máximo. Algo que se consigue con mucho trabajo. Trabajo que no es solo del docente y sí una mezcla de todas las variables que pueden llegar a intervenir en el asunto.

Me queda menos para jubilarme que años que he estado en el aula. El curso que viene, como bien sabéis, cambio de lugar pero no de ganas de seguir trabajando en mi ámbito profesional (mucho más amplio que un aula). Ahora toca volver a aprender y a dejarme enseñar. Seguro que encuentro, como encontré cuando empecé en esta profesión, a grandes profesionales que van a ayudarme. Pondré de mi parte lo que pueda y, al final, aprenderé. O, al menos, que no se diga que no lo he intentado.

Gracias a todos los que os pasáis por aquí, dejáis vuestros comentarios, intercambiáis tuits conmigo o, simplemente, publicáis en las redes vuestros trabajos. Todo es cuestionable y criticable pero, lo que jamás va a serlo, es que aportar siempre es más sano que no hacerlo. Incluso que esas aportaciones, en ocasiones, aporten poco más que el vender un determinado producto o servicio. Ahí entra la capacidad de uno de filtrar lo que necesita. Sois fantásticos (pero no os lo creáis mucho porque, seguro que mañana, voy a seguir dando un poco la guerra desde mi manera de ver la educación). Un fuerte abrazo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment
  1. Que quiere decir que vas acmbiar de lugar? Vas a dejar de dar clases? Pero seguirás publicando, no?

    Me encanta tu bloc, lo encuengtro muy útil y, además, divertido. Siempre das en el clavo de los problemas en educación.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link