Vamos a ponernos serios

En este blog llevo mucho tiempo disertando acerca de metodologías, cuestionando determinadas maneras de hacer e, incluso, he llegado a cuestionar a determinadas organizaciones y personajes que gestionan la Educación en nuestro país. También, en más ocasiones de las que algunos se piensan, he escrito sobre propuestas educativas, uso de herramientas/metodologías y, por qué no decirlo también, defendiendo el buen trabajo que hacen algunos docentes en sus aulas, como asesores de formación o, incluso, proyectos muy interesantes. A veces, quizás, no puedo comulgar con determinadas ideas o maneras de hacer pero siempre he intentado, salvo cuando el debate era imposible, exponer mis ideas confrontándolas a quienes, lícitamente y seguro que en ocasiones con más razón de la que puedo tener yo, piensan diferente a mí en algunos temas. Eso sí, hay dos cosas que no tolero: la mentira interesada por motivos poco educativos y la manipulación de determinadas situaciones. Algo muy relacionado con la necesidad de algunos de obviar los despropósitos que dicen/hacen los suyos y magnificar lo que hacen los otros. No, nunca me ha ido el criticar o dar la razón porque algo lo hacen/dicen los de mi cuerda. Creo que, a estas alturas de la película educativa, los que os pasáis por aquí o veis qué publico en las redes, sabréis que me importa tres pepinos quién haga A o B, criticarlo o alabarlo. Hay cosas que me gustan que están haciendo el PP en el ámbito educativo a nivel nacional o en las Comunidades que gobiernan y otras que no. Pongo el PP, pero podría poner los gobiernos que gestionan la Educación en otras Comunidades como, por ejemplo, Cataluña o Valencia que también critico o digo que están bien hechas en función de cada caso concreto. Pero no sigamos por las ramas que ya sabéis lo que me acabo liando cuando tengo una pantalla delante y un teclado para aporrear. Supongo que en el aula también me enrollo bastante pero es mi manera de ser y, a estas alturas, uno ya no cambia.

Ayer me reí muchísimo con el siguiente tuit publicado por el Ministerio de Educación. Un ataque de risa que, compartido por muchos, me entró al leer lo siguiente…

Fuente: https://twitter.com/educaciongob

Por lo visto ha arrancado el curso con más becas, menor abandono temprano y la esperanza de lograr el Pacto Educativo (sic.). La verdad es que debo estar viviendo en una realidad paralela porque mi percepción no puede ser más diferente de lo que nos están vendiendo. Bueno, tampoco no es que sea tan diferente porque sí que han aumentado becas aunque han reducido la cuantía de las mismas (hay alumnos que llegan si poder ducharse en casa porque les han cortado el agua y a los que se tiene que pagar un bocadillo porque si no es así no comen), se ha disminuido el abandono temprano porque el mercado laboral es una mierda y no hay contrataciones y, finamente, cuando toca analizar lo del Pacto Educativo cuando hace un par de días han anunciado que vamos a tener LOMCE para todo el curso, es que uno ya no sabe dónde mirar.

No sé cómo algunos pueden tener la cara tan dura de publicar este tuit. Menos aún a sabiendas que, a día de hoy, las plantillas de los centros educativos no están cubiertas, las ratios se incumplen en la mayoría de centros (lo de los bachilleratos con más de 35 alumnos no son casos excepcionales) y, por si no lo saben, muchos centros se están cayendo a trozos porque no se ha realizado ninguna inversión en ellos en décadas. Ya, he dicho antes que no cuestionaría sólo a unos. También puedo seguir por los responsables de Educación del gobierno valenciano que han prometido un porrón de centros nuevos sin haber construido ni un 5% de los que prometieron hace un par de años. No son del PP pero, a nivel de gestión, quizás con algunos matices interesantes por los que he felicitado en ocasiones, son bastante parecidos. Mucho prometer y después de prometer… es lo que tiene la política educativa. Es lo que tiene pensar que todo el mundo somos gilipollas. Es lo que tiene estar tan acostumbrados a tomarnos el pelo que, al final, ya se pasan de frenada.

La verdad es que no me había fijado en la foto plagada de niños independentistas con la estelada saludando a la presidenta de la futura república catalana. Va a ser también que esto de las banderas y el uso de niños para potenciar una imagen de una institución determinadas, manipulándolos hasta la saciedad hasta salir en la foto, es algo ya muy extendido. Por cierto, ¿por qué nunca se tomarán en serio los políticos lo de arreglar la Educación y dejarse de fotos? Porque, al final, algunos estamos, después del landismo educativo que se destila en la anterior, hartos al ver como se chotean de todos nosotros.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link