Y punto

Estaba dudando en el título si denominar a este artículo como «y punto», «sanseacabó» o «punto pelota». La verdad es que, por motivos obvios, muy relacionados con la imagen que ilustra este post, era lógico optar por el primero. Ya, lo sé, podría haber sido mucho más radical y titularlo «porque me sale de los testículos» pero, supongo que entenderéis que al ser esto un supuesto blog educativo o, más bien que habla sobre aspectos de la educación, lo anterior no queda muy bonito. O quizás sí pero, una vez elegido el título no es cuestión de volver a plantearme la situación.

Debo reconocer que después de leer el tuit de ayer de Francesc Llorens acerca de la pulsión eduinnovadora, me estoy preguntado si vale realmente la pena ponerse a rebatir ciertos argumentos o, simplemente, pasar de ello y decir las cosas como son basándome en un criterio de autoridad que, supuestamente, me da mi profesión y/o experiencia. Bueno, eso y la formación, investigaciones leídas o, simplemente, algo de sentido común. No mucho pero algo llevo atesorado. Quizás sea hora de empezar a pasar de ciertos debates y dar por zanjadas determinadas discusiones. Quizá sea mucho más fácil, productivo e, incluso saludable para el intelecto cada vez más marchito de uno.

Fuente: https://twitter.com/francescllorens

¿Es necesario intentar dialogar con alguien que defiende que se dé religión en los centros educativos? Pues va a ser que no, y punto. No vale la pena dialogar con alguien que pone al mismo nivel la conversión del agua en vino que la explicación de la fotosíntesis. Lo siento, el creacionismo no existe y punto. Tampoco me sirve que haya docentes a dedo cobrando del erario público su salario y punto. No estoy entrando en cómo son como personas porque seguro que hay (y lo sé) bellísimas personas que imparten catequesis o ponen vídeos piratas a tutiplén. Por cierto, en los centros educativos se ponen vídeos pirata… y punto. Se usan también materiales bajo copyright y se hacen fotocopias de libros protegidos por derecho de autor, y punto. No es rebatible. Son realidades.

También puedo decir tranquilamente que las inteligencias múltiples no existen. Y punto. No voy a justificarlo más porque quien tenga ganas de leer puede empezar a buscar bibliografía que lo demuestre. También sé que las TIC no mejoran el aprendizaje de nuestros alumnos. Y punto. Va, ahora tocaría si fuera una persona dialogante, hablar de los matices que puede tener dicha afirmación y que, al final, sí que hay cosas que ha mejorado la existencia de esas TIC como el acceso más fácil a la información pero no es lo que toca hoy.

Por cierto, Google y la Wikipedia perjudican la capacidad de nuestros alumnos de buscar información. Y punto. No voy a justificar que la mayoría de trabajos son un copia y pega de la Wikipedia. Escribir a mano y obligar a los alumnos a que redacten, incluso copiando contenidos de internet, mejora la ortografía de nuestros alumnos. Y punto. No tengo ganas de disertar sobre ello pero sí de añadir que el móvil es un gran distractor del aprendizaje (por el tema de la concentración) en la mayoría de nuestros adolescentes. Y punto.

También voy a decir que la mayoría de gurús educativos que abandonan el aula no lo hacen por el bien de sus alumnos ni de la Educación en mayúsculas. Lo hacen porque no les gusta dar clase o, simplemente, ganan más pasta no dándola. Y punto. Casi ningún docente de Tecnología (que es mi asignatura) es vocacional y eso no obsta a que no sean buenos profesionales. Y punto. Ya, a mí también me gusta dar clase pero si tuviera pasta, al igual que la mayoría de los que estamos dando clase, tendría seguramente otras actividades más interesantes que hacer con mi vida que levantarme cada mañana para dar clase. Y punto.

Seguro que os extrañará que no hablé del modelo de clase invertida del que hacen cientos de cursos las administraciones educativas. Pues bien, un docente hace, por mucho que lo intente, unos vídeos truños. Y punto. En un vídeo de tres o seis minutos no puede explicarse la revolución francesa o la guerra civil. Y punto. Un vídeo es una clase magistral mal entendida, sin ningún tipo de interacción, por mucho que usemos alguna de esas herramientas que permite intercalar preguntas en el mismo. Y punto.

La neuroeducación es una neuromandanga. Y punto. El visual thinking es otro concepto más para resumir en una imagen una explicación de una hora. Algo que no tiene ningún sentido como núcleo de aprendizaje pero sí como los esquemas de toda la vida. Y punto. No todo el mundo sabe resumir ni dibujar. Y punto. Hay alumnos que molestan en clase y que, por muchas medidas que tomemos, si no les aislamos de su contexto sociofamiliar, van a abandonar los estudios a los dieciséis (o incluso antes, en caso de determinado alumno absentista). Y punto.

El TDAH puede existir o no pero a día de hoy hay demasiadas investigaciones contradictorias sobre el tema. Y punto. Falta detección de alumnado de altas capacidades y jamás se hace una atención personalizada de nuestros alumnos por arriba. Y punto. Por cierto, los alumnos tampoco leen tanto como dicen las últimas estadísticas publicadas salvo los libros que les obligan a leer. Muchos de esos libros no se leen y algunos se copian el trabajo de sus compañeros o se lo hacen sus padres. Y punto. Hay un exceso de deberes en fiestas. Curiosamente son los docentes que menos hacen los que más deberes mandan en esas fechas. Y punto.

Dar una asignatura en inglés no es positivo para el aprendizaje de nuestros alumnos. Y punto. Relacionado con lo anterior puedo decir que a la administración no le interesa la opinión de sus docentes. Y punto. Hablando de cosas que hace la administración, el currículum es mucho más que el libro de texto y más flexible que lo que parece. Y punto. La inmensa mayoría de docentes de aula no se han leído los currículums de sus asignaturas. Y punto. Tampoco se conocen la legislación que les afecta y el porcentaje que, más allá de lo que les dicen los medios o los sindicatos, se ha leído la LOMCE es de risa. Y punto.

El sistema educativo funciona gracias a sus fantásticos docentes que están día tras día dando clase. Y punto. Hay un porcentaje muy pequeño de docentes absentistas y también de docentes que no hacen bien su trabajo. Y punto. Los docentes, son igual de buenos o malos profesionales, que cualquier otra profesión. Y punto. Hoy seguro que algún cuñado, de nulo intelecto y con el que no deberíamos discutir nunca seguro que hablará de lo bien que vivimos los docentes. Tocará enviarlo a la mierda o pasar de él. Y punto.

A dar clase se aprende dando clase. Y punto. El máster del profesorado de Secundaria es un timo. Y punto. Debe mejorarse la formación inicial de los docentes (tanto de los de Infantil, Primaria y Secundaria). Y punto.

Finalmente me gustaría decirles a todos aquellos que crean que me he extralimitado en mis afirmaciones, que no siento haberlo hecho. Y punto 😉

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

9 Comments
  1. Que buen sistema educativo podríamos tener si hubiese menos docentes silenciosos y habláramos con claridad. Nuesteo.mundo está lleno de embaucadores y mentirosos. Y punto, por hoy…

  2. Pues, sí. Hay que ir concluyendo ya, y conviene ser contundente. Otros títulos posibles serían: está todo lleno de gilipollas, estamos rodeados…

  3. Lo malo es que a los políticos que están haciendo la nueva Ley de Educación les da igual todo lo anteriormente expuesto por un profesor de secundaria en activo.

  4. Comparto tus puntos excepto uno a medias. Es cierto que el tema de enseñar en otra lengua está horrorosamente planteado, pero tambien es cierto que cuando se hace bien, por parte de algunos profesores ,que no por parte de la minimísima inversión y maltrato del sistema por parte de la administración , da buenos resultados. Los demas, absolutamente. No se puede ser mas claro.Y punto 😉

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link