Yabadabadú, que empiece el juego

Después de leer sobre la posibilidad que alguno de esos lagartos de V se acostara con muchas de las madres de nuestros alumnos y, así conseguir ese cerebro reptiliano sobre el que algunos personajes sin escrúpulos, relacionados más o menos directamente con el ámbito educativo, fabulan en sus maravillosas disertaciones, a uno no le queda más que expresar el picapiedrense yabadabadú.  Bueno, también podría expresar lo mismo para hablar acerca de aquellos docentes que critican la clase tradicional por ser zona de confort y huyen desesperadamente del mismo. Supongo que, tal y como comentaba ayer en las redes Daniel, una vez asumida la zona de confort en sus nuevas estrategias metodológicas (Flipped, gamificación o, alguna de las otras metodologías que hoy molan) volverán a necesitar la incomodidad volviendo a la tiza. O, ya yendo aún más lejos, a la vara de avellano. Bueno, vale eucaliptos por tema de repoblaciones y facilidad de adquisición. Si no fuera así estarían incumpliendo su principio básico: estar incómodo dando clase. Bueno, eso siempre y cuando no se piren del aula para evangelizar pingüinos a 3000 euros la charla de cuarenta y cinco minutos. Tarifa básica de buenos gurús.

Fuente: Youtube

Entre esto y la resistencia de la ESO en incorporar la innovación según un edubarómetro diseñado para que los docentes sean dirigidos en la respuesta a sus preguntas y, gestionado por esa fundación omnipresente en Cataluña con grandes lazos políticos, supongo que ya podemos volver a vocear nuestro grito de guerra. Yabadabadú mola. Por eso, a partir de ahora va a ser ese hashtag tan necesario para decir que lo que tuitean algunos o publican en sus blogs, salen en los medios o, simplemente, se fabula sobre educación. Ya, una recomendación a los que aún os queda un poco de sentido común (que creo sois la mayoría). Si encontráis algo en las redes jugoso, inconsistente y con un tufillo a eso que sale por el ojete de todo tipo de animales, usadlo. Y no olvidéis la tilde en la u final ya que muchos se quedan sólo en eso. Bueno, la tilde en sólo tampoco es muy lícita pero, como digo siempre, yo escribo al igual que muchos, como me sale, me enseñaron o mi rebeldía impele. Algo diferente de escribir ese ha que duele tanto a los ojos sin hache.

Lo mejor para pasárselo bien es cachondearse de determinados personajes. Más aún hacerlo con gracia. Les jode. Bueno, les jode aún más que en sus auditorios el porcentaje de sillas vacías cada vez sea mayor. Así que, cuando os hablen de cuencos tibetanos para la bioneuroemoción de vuestros alumnos, un docente titulado en magisterio -o imparta clase en Secundaria- se autoconvierta en experto en neurología (bueno, en ese caso neuromandangas), alguien os diga que con un método que obliga a trabajar cien horas semanales vuestros alumnos serán más felices o, simplemente, un mago se pone a partir un libro de texto en dos después de haber explicado a sus alumnos que la tierra es plana, soltad vuestro grito de guerra: Yabadabadú. No sé si servirá de mucho pero, como mínimo, algunos sabrán que otros no nos callamos y que, campar por determinados lugares diciendo chorradas, tiene su coste. Lo sé, tiene el mismo valor que un change.org pero, ¿no me digáis que como iniciativa no os gusta? Yo hoy que, por desgracia, debo pasarme el día frente al ordenador corrigiendo determinadas cosas, poniendo notas y acabando de diseñar un proyecto para mis alumnos, voy a usarlo bastante. Yabadabadú como hashtag y declaración de intenciones. Que empiece el juego…

Al ser domingo espero que entendáis que toca paella y, por ello, el juego va a tener algunas horas de parada técnica. Espero que no se note mi ausencia, porque todos estéis jugando al mismo ;)
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment
  1. Hola Jordi…me hace gracia ver cómo pese a todas las cosas que, aparentemente nos pudiesen alejar, al final, siempre me encuentro contigo en los mismos objetivos (algo que me hace «extrañamente» sentir bien.jajaja) y con la misma sensación de «tocapelotas» en las sesiones y cursos a los que voy porque me siento de lo más revolucionaria últimamente, defendiendo aspectos como una cierta normalidad y orden en el trabajo (que por otra parte todos necesitamos – y más unos adolescentes que están intentando encontrarse-para no volvernos locos, al menos, a la hora de preparar una clase y no una actuación como si fuese del circo del sol) mientras me miran con cara de sorpresa como si hubiese cometido un pecado capital. No sé si será ya la edad, o porque ya me cansa oír el mismo discurso fantástico, a personas que lo primero que hacen es descalificar tu trabajo porque admites que fallas o que estas buscando lo mejor para tus alumnos (día a día) y sin embargo no «se te ve en los más top» de algo «innovador».
    Charlando el otro día con unos alumnos en el recreo, donde nos reunimos para hablar sobre lo que les apetezca y hacer «cosillas» que les gusten…uno de ellos remató la charla sobre el recorrido que le había contado de cómo llegué a dar clase…diciéndome: ¿Y tanta preparación para terminar sólo siendo profesora? (Habría luego que analizar si es porque además sólo soy de Arte) ya le contesté que el paso de su vida por «mi lado» no podía ser de cualquier manera y que, efectivamente, se necesitaba todo eso y más para intentar estar a la altura de lo que la Educación, la sociedad, las familias, los alumnos…y yo misma reclamo
    Estamos viviendo un cambio necesario y un tiempo precioso en la Educación( con sus inconvenientes y obstáculos ¡claro!) lo que me da miedo es que este cambio se haga más difícil porque se encamine en la dirección de dejar de ser «sólo un profesor»…
    Me encuentro en un descansito de corrección de trabajos … hoy la paella …creo que también…y el grito de yabadabadú tendrá que esperar porque no me da la vida…al menos, hemos coincidido «comiendo» las costillas de brontosaurus ..jejejeje
    Feliz domingo

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link