Yo he visto cosas que no creeríais

En los últimos tiempos he visto cosas que no creeríais. Desertores de aula aclamados por un fervoroso club de docentes en cada una de sus ponencias. Personajes que jamás pisaron el aula diciendo qué debemos hacer en ellas. Tipos y tipas que invierten sus aulas. Sandías potenciadoras de la creatividad. Libros escritos por asesinos ortográficos. Gráficas multicolor manipuladas que dicen lo que uno quiere vender. Nesquik inhalado por algunos con rastros apreciables en sangre y nariz. Redes sociales en las que el participante en MHyV se considera al mismo nivel que un reputado profesional de cualquier especialidad. Hulio, la de cosas que llevo viendo últimamente que no creeríais.

Fuente: Desconocida

Editoriales cambiando sus libros de texto a base de cambiar una ilustración, o cambiar de orden los ejercicios, para sacar una nueva edición que ya hace obsoleta la anterior. Escape Rooms que han agotado las ventas de candados en Amazon. Cachondos mentales con una imaginación trasladada a GIFs de forma fantástica. Fotografías edulcoradas de multitud de actividades educativas. Docentes certificados en las nalgas por parte de alguna de esas multinacionales tecnológicas que saben exactamente qué páginas porno llevas visitando en las últimas semanas. Ya si eso hablamos del significado del porno educativo pero va a ser que también es imposible de creer.

También tenemos los curadores de contenidos. Añadase a los anteriores los corredores de los mismos, los pajilleros de la innovación, los mercachifles de alguna religión de esas que tanto gustan inventarse. Ya si eso nos ponemos estupendos y hablamos de los que intentan reducir a tres minutos la Historia del siglo XX. Anglicismos por doquier. Visual zinkin hasta en el forro del pantalón. Bilingüismo para convertir a los Reyes Católicos en los Gipsy Kings. Herramientas para realizar póster y materiales multimedia dignos de V. Sí, la de los lagartos, lagartijas y lagarteranas. Estupendos estamos con el asunto.

Partidos políticos negociando lo innegociable. Pactos educativos cuyo único objetivo es el blanqueo de capitales. Chalets en La Habana para aquellos que antaño llevaban camisetas verdes. Montecristos para fumadores de la educación recalcitrantes. Libros entre blancos, naranjas, azules y marrones. Defecaciones en estado líquido o sólido. Flatulencias dignas de esa fabada bien cargada. Gurús, por cierto, reconvertidos en influencers del cotarro.

Planes de mejora cuyo único objetivo es segregar cuanto antes a los alumnos. Centros gueto, guetizados y prístimos. Capillas sixtinas de la oración y el sobeteo. Disciplina, partes y reuniones inútiles a partes iguales. Burocracia digna del más burro. Currículum lleno de vaguedades. Dinamitación de humanidades, humanismos y espíritu crítico. Fábrica de seguros, inversores en bolsa y ahorradores desde los tres años. Meados y meables por doquier. Estúpidos diciendo estupideces. Barreños llenos de emociones muy poco emocionantes. Ríos que, por desgracia, desaparecen para los más innovadores. Juegos para encubrir la mediocridad de quien los crea. Nativos digitales que son de todo menos nativos y digitales.

Docentes a la gresca. Padres a la gresca. Alumnos a la gresca. Inspección que ni está ni se la espera salvo honrosas excepciones. Chinos que no son tan listos como nos vendían. Finlandeses que sirven para mucho más que ránkings. Norcoreanos de abanderados de la democracia. Docentes sin voz ni voto en las decisiones educativas. Docentes vacacionales, vocacionales y masoquistas. Miserias y migajas en infraestructuras, dotaciones y salarios. Cerdos con más espacio que muchos de nuestros alumnos. Pedagogos con mucha o poca pedagogía. Clases magistrales con mucha clase o sin ella. Latín, griego, filosofía y resto de humanidades desprestigiadas. Mister Potato que no hay manera de ensamblar. Robots asesinos, impresoras 3D para imprimir miembros viriles y bananas para tocar una canción. Tecnología que complica la vida. Tecnología que facilita el consumo. Creatividad a flor de piel. Creativos bajo tierra.

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto relámpagos brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
  1. Desde luego que parece que es hora de ir pensando en la jubilación. Luchamos contra gigantes. Lo que pasa es uqe si dejaramos de hacerlo sólo nos quedaría morir

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link